La fotografía social es, además, un tipo de fotografía también catalogada como fotografía documental (por lo que podría ser a su vez, una subcategoría de ésta), ya que trata de mostrar y documentar lo que ocurre en la sociedad, centrándose en el ser humano. La sociedad a gran escala como grandes acontecimientos a nivel regional, nacional o mundial, o a pequeña escala, como eventos, celebraciones o situaciones que le ocurren a personas en su vida privada.

Este tipo de fotografía tiene bastante libertad a la hora de mostrar su visión del mundo, ya que puede tratarse de una fotografía puramente objetiva (debido a que es documental), pero también puede abrirse al subjetivismo. En esta fotografía, cobra mucha importancia lo artístico. Es por ello también una fotografía artística. Esta visión artística, característica de la fotografía social, es muy reivindicada en el nicho de la fotografía BBC, de eventos o familiar.1 Cada vez, es más demandado que en la fotografía sobre todo de bodas, a parte de documentar objetivamente todo lo que ocurre en el evento, sea artística y así también, en cierto sentido, subjetiva. En los últimos años, la fotografía social de eventos, ha abierto sus puertas y se ha extendido a crear un gran negocio y competencias en la fotografía familiar, infantil, de recién nacidos, maternidad, etc